Cala Salada. Segunda mejor playa europea

Hoy paramos en Cala Salada, una playa situada al norte de Sant Antoni. El acceso se hace algo complicado si no conocemos la carretera, pero baste con decir que debemos tomar la carretera que une Sant Antoni con la bella localidad de Santa Inés. Un desvío a la izquierda nos marcará el camino.

A la llegada, si hay mucha gente, podremos acceder a un aparcamiento en la parte superior de la playa. Si tenemos suerte y llegamos pronto, podremos aparcar casi a pie de playa. En la bahía que da lugar a la playa, podemos encontrar un tramo rocoso y salvajemente natural. El agua es azul turquesa y la entrada está llena de guijarros. Los amantes del buceo encontrarán un lugar precioso en esta zona. Sin embargo, no es muy apta para darse un buen baño tranquilo.

Para ello, podemos disfrutar del segundo tramo de la cala, Cala Saladeta. A pesar de que no se puede cruzar  de una playa a otra sin perder el juicio, podemos acceder tranquilamente siguiendo la carretera y dejando atrás el aparcamiento. Un pequeño camino de tierra con una indicación sobre la propiedad privada (para que no dejes allí el coche) nos dará la bienvenida a una ensenada de arenas finas y aspecto salvaje.

En cualquiera de los casos, salvo un chiringuito, no espere encontrar mucho más. Sólo naturaleza en su estado más puro. Un auténtico lujo

Cala Salada

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *