La ensaimada de Ibiza

Aunque la ensaimada es un postre típico de Mallorca, también Ibiza se dedica a la producción de este singular pastel. No son pocos los turistas que se marchan con una ensaimada bajo el brazo y más de un problema en el avión. Para empezar porque las cajas no siempre cojen en el compartimento superior de tu asiento, que cada día parece más pequeño. Y si tu vuelo sufre algún tipo de retraso, lo más probable es que te hayas comido la ensaimada antes de llegar al destino.

Si este ha sido tu caso, no te preocupes, conserva la caja que te voy a enseñar como hacer una auténtica ensaimada ibicenca.

Para empezar prepara trescientos gramos de patatas y ponlas en un cazo a hervir. Así, sin pelar ni nada. Una vez hervidas te vas dando prisita en pelarlas y machacarlas, porque si se enfría te va a costar un poquito más. Para que la textura sea consistente evita meterle la batidora. Ya sabemos que es más comodo pero quedará demasiado demenuzado.

Ahora pilla un bol de forma cónica y echa un kilo de harina. Coje cuatro terrones de levadura y utiliza agua templada para disolverla. No mucha, con un cuarto de vaso debe sobrar. Lo metes en el bol y lo cubres con la harina. Abrete una botella de buen vino y descansa quince minutos mientras la levadura hace efecto. Coje medio kilo de azúcar y bate media docena de huevos. Todo al bol.

Ahora prepara cien gramos de mantequilla y manteca de cerdo. Si te gusta más grasienta pone un cuarto de kilo (250 gramos). Si la prefieres más seca con doscientos o ciento cincuenta gramos vamos bien. Mientras amasas la mezcla anterior ve añadiendo la manteca y la mantequilla. Cuando esté bien mezclada, dejala tranquilita para que la levadura siga haciendo su trabajo. Si hace calor en tres horas estará lista. Si hace frío tardará el doble. Fijate en el tamaño y cuando esté al doble del original, ya estará lista.

Y ahora le toca el turno al artista. ¿Recuerdas cuando hacías figuritas de plastilina y se formaba el churro? Pues crea un churro bien alargado de unos cinco centímetros de grosor y empieza a montar tu espiral desde fuera hacia dentro. Con el churro sobrante puedes crearte otra ensaimada.

Ya estamos terminando. Ahora ponle un trapo por encima pero sin entrar en contacto con la ensaimada, o se nos quedará pegado. Al cabo de unas dos horas estará lista para hornear. Ponemos el horno a doscientos grados y esperamos 40 minutos. Ya sólo nos queda esperar a que enfríe y añadir azúcar glass a gusto.

Ahora recuerda no volver a comértela o no entregaras la ensaimada de Ibiza de regalo en la vida.